Mensajes recientes

Páginas: 1 2 3 ... 10
1
Lore / 16.08.2947 / RUMBO DE COLISIÓN: CAPÍTULO 2
« Último mensaje por Havok Specter en 16 de Septiembre de 2017, 15:01:54 »


Radu Ghazi se acomodó en la litera, dejando que el colchón se adaptara al peso de su cuerpo. Le impresionaba el sostén que ofrecía. A la mayoría de diseñadores de naves les daba igual el aguante de los colchones. Parecían invertir todo su tiempo en dedicar créditos y atención a los aspectos más sexys de las naves: el fuselaje, las armas, los motores... Los puntos clave de venta, los había oído llamar. Eso había sido en Prime, en algún bar de clase alta donde a él no se le había perdido nada. Pero el elemento que estas compañías parecían incapaces de percibir era que cuando te pasabas meses a la deriva, un colchón cómodo podía tener tanta importancia para salvarte la vida como un casco blindado.

El ascensor de la esclusa emitió un siseo y su puerta se abrió. Un hombre de baja estatura vestido con un traje de vuelo de aspecto caro pero que le quedaba fatal salió del ascensor y se dirigió hacia las literas, poniéndose ante la vista de Radu.

Radu le descargó un tiro con su pistola. El proyectil de energía atravesó el pequeño visor facial del hombre e impactó en su cabeza. El hombre se derrumbó y se quedó quieto en el suelo. De su herida brotó un pequeño hilillo de humo.

Radu salió de la litera, arrastró el cadáver hasta el ascensor y paseó su mirada con interés por el interior de la Constellation. A lo mejor le iría bien comprar una de éstas cuando dispusiera de los créditos necesarios.

Radu pulsó el botón de «Bajar» del ascensor. La plataforma se estremeció levemente y empezó a descender.

En el exterior, el sol apenas acababa de empezar a alzarse sobre la superficie de Daymar. Remolinos de polvo trazaban espirales iluminados por el resplandor que precedía al amanecer. Radu cruzó la plataforma de aterrizaje, sin perder de vista los oscuros edificios que había dispersos en torno a todo el perímetro del puesto avanzado.

Según su reconocimiento preliminar, el objetivo (aprenderse sus nombres sólo servía para confundirle las ideas) era siempre el primero en levantarse, por lo que no esperaba toparse con ningún testigo, pero uno debía estar siempre preparado ante cualquier eventualidad. Ese tipo de flexibilidad era lo que le había permitido salir vivo de algunas situaciones peliagudas.

Radu avanzó hacia el escarpado pico detrás del cual había posado su nave. La gravilla crujía bajo las suelas de sus botas mientras él daba un vistazo rápido al edificio más cercano que tenía detrás. Un difuminado logotipo de Rayari Inc. era apenas visible bajo todo el polvo acumulado. Radu había oído hablar sobre esta empresa en el Espectro de tanto en tanto, pero no tenía ni la menor idea de a qué se dedicaba realmente, y mucho menos de que interés podría tener en un lugar como éste.

¿Qué has de hacer para que te envíen a semejante lugar? se preguntó Radu mientras subía la colina. Uno de sus pasatiempos favoritos consistía en tratar de figurarse las razones por las que las personas habían terminado en el lugar donde estaban ahora. Sus seis años pasados en la milicia de Bremen viendo a la gente ir y venir le habían proporcionado cuantiosas oportunidades para observar a las personas. De eso, sin embargo, ya hacía mucho tiempo.

Llegó a la cima de la colina y realizó un exhaustivo escaneo de todo el puesto avanzado para asegurarse de que todo seguía en calma. La luz emitida por la estrella de Stanton brotaba ahora furtivamente de la línea del horizonte. La luna estaba tranquila y silenciosa.

Radu volvió a dirigir brevemente su mirada hacia la Constellation que aguardaba en la pista de aterrizaje, preguntándose fugazmente cuánto tiempo pasaría antes de que alguien descubriera el cadáver que él había dejado en su interior, y luego se dio la vuelta y empezó a bajar la ladera en dirección a su propia nave. El viejo Gladius había pertenecido a su padre, y era del mismo modelo que su progenitor había pilotado durante su servicio en las fuerzas militares. Radu y su padre lo habían adquirido en una venta de material obsoleto y se habían pasado dos años reparándolo. Cuando Radu su alistó en la milicia, su padre le cedió la posesión de la nave.

Al cabo de unos instantes, después de que el brillante resplandor de sus propulsores pasara a formar parte de las estrellas del firmamento, el puesto avanzado volvió a quedar en silencio.

- - - - - - - - - -

Los créditos llegaron a la cuenta de Radu al mismo tiempo que él entraba en el eje principal de Grim HEX. El nodo central de la deteriorada estación estaba bañado por la luz parpadeante de la gigantesca pantalla comunitaria que se alzaba en lo alto. Lo que antaño había sido la sección administrativa de la estación donde publicar noticias, ofertas de trabajo, anuncios, eventos locales, etcétera, era ahora una oleada de ruido digital, imágenes fracturadas y el ocasional emblema de los Nueve Colas.

Radu no entendía qué necesidad sentía esa jauría de forajidos de que los paneles de anuncios mostraran su símbolo. No es que pudiera producirse ninguna confusión respecto a quién estaba ahora al cargo de este lugar. Mirando a su alrededor, contó hasta ocho matones vestidos con armadura personal que mostraban bien visible el distintivo de los Nueve Colas, iban armados hasta los dientes y parecían ansiosos por tener una excusa para darles uso.

Un drogadicto salió corriendo de un tenderete cercano prácticamente abandonado mostrando esa excitación febril que viene justo después de darse un chute. Radu se apartó de su camino y contempló cómo desaparecía en el interior de uno de los sinuosos callejones traseros. Resultó que Radu no era el único que vigilaba al drogadicto. Su mirada se cruzó con la de un par de ocupas vestidos con prendas harapientas manchadas de aceite. Las manos de ambos ocupas sufrían convulsiones esporádicas, y parecían estar esperando a ver si Radu se disponía a ir tras el drogadicto. Cuando vieron que Radu se daba la vuelta, los ocupas se internaron furtivamente en el callejón en pos de su presa.

El viejo «38» estaba bastante vacío, por lo que Radu pudo hacerse con un asiento al final de la barra. Al viejo amargado no le tocaba trabajar hoy, así que en su lugar estaba el chaval que parecía estar a tan solo un mal día de acabar como el drogadicto al que Radu acababa de ver.

─¿Te traigo algo? ─le preguntó a Radu mientras limpiaba un vaso sucio.

─Ginebra con Pips ─respondió Radu.

El chaval asintió y empezó a preparar la bebida sin darse ninguna prisa. Radu no pudo evitar quedarse mirando cómo el chaval repasaba todas y cada una de las botellas que había en expositor hasta encontrar cualquier ginebra barata que utilizaran. A continuación, el chaval tuvo que buscar en tres neveras antes de poder encontrar una lata de Pips. La forma en que mezcló ambas bebidas resultó todavía más desalentadora.

Por fin, el chaval puso ante Radu el vaso lleno casi por entero de ginebra.

─Ya me dirás si está bien ─dijo con un atisbo de esperanza.

Radu tomó un trago y se estremeció. Era muchísima ginebra.

─Sí, tranquilo. Está bien.

El joven barman sonrió, hizo el gesto de pulgar hacia arriba y luego se dispuso a «limpiar» unos cuantos vasos más.

Radu sacó su mobi y fue pasando los titulares del Espectro, pero todos decían lo de siempre: el miedo y el dinero seguían siendo los dos motores que impulsaban a toda la humanidad.

─¿Qué tal, jefe?

Radu levantó la mirada de su mobi. Esa voz era inconfundible. Madrigal era un matón de tres al cuarto de los NovaRiders. Se decía que Madrigal había sido de la CCS, el departamento civil del servicio de seguridad corporativa de Hurston, pero lo echaron por uso excesivo de la violencia. Su especialidad eran los cobros pendientes, algo que por desgracia había puesto a Radu en su radar. Dos de sus sicarios le estaban esperando en la puerta, presuntamente para impedir que Radu pudiera salir corriendo por ella.

─Hola, Ayrs ─dijo Madrigal mientras se ponía cómodo en el taburete contiguo al de Radu─. Ponme un Rust.

El chaval al otro lado de la barra sonrió y dedicó otra prolongada cantidad de tiempo a tratar de identificar la botella correcta.

Mientras tanto, Madrigal soltó un suspiro teatral y se giró para encararse hacia Radu, quien se limitó a mantener su mirada fijada al frente todo ese rato.

─He oído que podrías tener algo para mí.

─¿En serio? ─contestó Radu para luego tomar un trago de su bebida. El hielo había rebajado la potencia de la ginebra. O tal vez fuera debido a su creciente rabia...

─Me lo ha dicho una persona a la que otra persona le ha comentado que tú acabas de terminar un encargo de finalización ─dijo Madrigal con una sonrisa presuntuosa en el rostro y sin apartar su mirada de Radu─. O sea, ya sabes que soy un tipo muy social, y cuántos amigos tengo.

Radu no dijo nada. Madrigal siguió vigilándolo.

─Estoy esperando ─dijo al fin.

─Me acaban de transferir los créditos. Iba a enviarlos ahora ─contestó Radu, tras lo cual sacó su mobi y envió el pago a cualesquier cuenta falsa que los NovaRiders hubieran creado para recibir el dinero. Radu vio cómo la cifra de su propia cuenta bajaba hasta los dos dígitos.

─Bien, muy bien ─se regodeó Madrigal mientras Ayrs le entregaba un vaso de Rust. Madrigal lo vació rápidamente de un trago y luego comprobó su mobi. No parecía impresionado─. Parece que te has quedado un poco corto.

─Eso es lo pagaban ─dijo Radu tomando otro de su bebida─. Si no te gusta tu tajada, discútelo con ellos.

Madrigal agarró a Radu por la nuca y le estampó la cabeza contra la barra. Todos quienes estaban dentro del bar dieron un brinco al oír el golpe, pero nadie hizo nada. El joven barman se alejó en busca de más vasos que limpiar.

─Detengámonos un momento y recapitulemos. Tú nos debes dinero, así que eres todo nuestro. Si dejas de pagarnos, mueres. Si tratas de huir, mueres. Y si no te gusta, entonces tal vez no debiste hacer lo que hiciste. Así que vigila conmigo el puto tono de tu voz. Estás vivo porque nos eres útil, y créeme cuando te digo que eso puede cambiar con rapidez ─de pronto, la sonrisa presuntuosa volvió al rostro de Madrigal─. Bueno, ésta ha sido una buena charla. Te quedan dos días para pagarnos lo de este mes. Estoy seguro de que sabrás conseguir el dinero.

Madrigal asió el vaso de Radu y se bebió también su contenido.

─Gracias por el trago.

Nadie se atrevió a mirar a Madrigal mientras éste abandonaba el bar. La pareja de sacos de músculos que aguardaban en la entrada le siguieron al exterior.

Radu se incorporó y, al poco rato, el joven barman se le acercó como si no hubiera ocurrido nada.

─¿Otro trago?

Radu meneó la cabeza y en vez de responder accedió a la bolsa de trabajo de su mobi. Mientras repasaba la lista de encargos aleatorios y anónimos alojados en los servidores locales, uno de los encabezamientos le llamó la atención.

─La he fastidiado.

El encargo parecía bastante sencillo: recuperar un NaviDisco de un pecio y entregarlo para que lo borraran. El dinero también parecía acorde a la tarea, pero había algo más. La oferta había sido escrita con una desesperación con la que Radu podía sentirse identificado.

Aceptó el encargo. Instantes después, todos los datos relevantes se descargaron en su mobi.

- - - - - - - - - -

Radu pasó por su habitáculo de vivienda para recoger su traje de vuelo y sus armas. Una música de ritmo machacón resonaba a través de una de las paredes. El estruendoso efecto de distorsión y el retumbante ritmo de la música casi lograban superar en volumen la acalorada discusión que se estaba produciendo en el habitáculo vecino.

Radu agarró la placa pectoral de su armadura y empezó a ponérsela, paro se detuvo de repente. Se dejó caer al borde de la cama y contempló la diminuta habitación que le rodeaba y que había acabado llamando «hogar». Se fijó en todos y cada uno de los pequeños detalles, desde las bolsas de comida vacías que llevaban días apiladas en un rincón, a las viejas manchas en las paredes; era como si estuviera viendo todo ello por primera vez.

Sintió encima el peso de los últimos seis meses. Radu apenas era capaz de reconocerse a sí mismo. ¿Cómo había acabado apartándose tanto de lo que solía ser?

Toda esa culpabilidad, frustración y rabia dominó sus pensamientos hasta que, por fin, su mente quedó centrada en una sola idea: es hora de cambiar.

Haría este trabajo y lo que hiciera falta para conseguir un respiro hasta que llegara el momento de su siguiente pago, pero aprovecharía ese margen de tiempo para escapar, para hallar una manera de huir de la soga que le estaba estrangulando lentamente.

De un modo u otro, decidió Radu, sería libre.

- - - - - - - - - -

Radu fue avanzando a través de las salas de Grim Hex, dejando atrás a los ocupas, a los sicarios de los Nueve Colas y las compuertas estropeadas que tenían fugas de atmósfera, y se encaminó hacia su nave.

Justo delante de la esclusa que comunicaba con su plataforma de aterrizaje, Madrigal estaba exprimiéndole a una pobre desgraciada los pocos créditos que pudiera llevar encima. Radu pulsó el botón de la esclusa y esperó. Madrigal tardó un poco en percatarse de su presencia.

─Buen vuelo ─le gritó Madrigal con una sonrisa malévola.

La compuerta interior de la esclusa se abrió con un siseo y Radu entró en su interior, donde esperó a que terminara el ciclo de despresurización. Cuando lo hizo, Radu pulso otro botón. La compuerta exterior se abrió por fin, revelando su nave.

Radu guardó los fusiles que traía consigo y subió al asiento de piloto. La cubierta de la carlinga se cerró con algo de esfuerzo mientras él iba activando los distintos sistemas de la nave. Los monitores multifunción cobraron vida mientras empezaba a oírse el zumbido de los motores. Radu encendió los propulsores y sintió la primera sacudida de movimiento a medida que los patines de aterrizaje se alzaban del suelo. Buscó una senda de vuelo despejada. El espacio en torno a Grim HEX era conocida la presencia de forajidos perezosos que trataban de anotarse derribos fáciles escogiendo como presas a los pilotos que creían estar en una zona « segura».

Despega rápido y despeja rápido era el mantra a seguir. Radu avistó una senda de vuelo vacía que lo sacaría del campo de asteroides, así que dio potencia a los motores. Las fuerzas G se acumularon sobre su pecho mientras su nave se alejaba velozmente de la estación.

El caza ligero fue eludiendo con facilidad los enormes asteroides, trazando una lenta danza por el vacío. Según los sensores todo estaba despejado, pero Radu mantuvo sus ojos bien abiertos por si hubiera al acecho alguna nave con las emisiones al mínimo. Una vez convencido de estar a solas, introdujo las coordenadas para el encargo de recuperación. Correspondían a un lugar dentro del campo de asteroides en torno a Yela, pero situado en el lado opuesto a donde estaba Radu ahora, por lo que iba a tener que rodear la luna a velocidad cuántica antes de poder trazar una ruta en línea recta hasta su destino.

Tras seleccionar el primer marcador orbital, el impulsor cuántico entró en acción. El sistema Stanton circundante se convirtió en un borrón de luz hasta que el impulsor se apagó de forma automática. Radu orientó su nave hacia el siguiente marcador y volvió a entrar en velocidad cuántica.

Minutos después, volvía a internarse en el campo de asteroides en un punto muy próximo a sus coordenadas de destino. Los sensores seguían sin mostrar ningún contacto, pero aun así Radu redujo la velocidad de su nave. No hacía falta meterse de cabeza en una trampa si al final resultaba que el encargo había sido aceptado por otros pilotos. No tardó en empezar a ver trozos flotando de maquinaria que lo guiaron hasta los restos destrozados de una Connie.

Radu inició un amplio barrido de sensores en torno a la Connie destrozada para asegurarse de estar realmente a solas.

Fue entonces cuando vio el baqueteado Buccaneer detenido junto a la Connie con sus sistemas activados, sus luces iluminando el casco de la nave destruida, y ningún piloto a la vista.

Maldita sea, pensó Radu. La verdad es que hoy no me apetecía nada matar a alguien.

CONTINUARÁ...



Traducción por Vendaval en Ciudadano Estelar.
https://robertsspaceindustries.com/comm-link/spectrum-dispatch/16071-Collision-Course-Part-II
2
Noticiarios / ATV - Burndown 4 - El aguante y el sistema de estados
« Último mensaje por Havok Specter en 10 de Septiembre de 2017, 21:22:47 »
VÍDEO OFICIAL EN INGLÉS



TRANSCRIPCIÓN EN INGLÉS

https://relay.sc/transcript/around-the-verse-stamina-and-actor-status-system

RESÚMENES EN VÍDEO EN ESPAÑOL

El Hangar de Marshial y Anubyss



El Hangar de Cuerdas

https://www.twitch.tv/videos/173802823

RESÚMENES TRANSCRITOS EN ESPAÑOL

Resumen realizado por Ñampazampa en Ciudadano Estelar.

1. Hemos pasado de tener 94 bugs a 76.

2. Nos enseñan un poco algunos bugs y sus causas. Por ejemplo, nos enseñan un bug que creaba destellos oscuros en la pantalla, resultó que era debido a que el codigo que dicta el comportamiento del efecto "lens flare", en sus vectores de iluminación estaba usando números imaginarios en sus coordenadas, de forma que no devuelve ningún conjunto de valores (colores) interpretable y creaba esos reflejos negros.

3. Nos enseñan un bug similar, donde la niebla volumétrica tiene zonas negras que parpadean.. se debia a que en las coordenadas de sus vectores de iluminación, se operaba la división (0/0)  (no es una carita, es cero entre cero)  siendo esta una indeterminación que no arroja resultados interpretables (colores) y por eso se le asigna el color negro de forma predeterminada.

4. Nos enseñan más bugs. A un tendero NPC se le estiran las piernas de forma cómica como si fuera el hombre de goma de los 4 fantasticos. Omito detalles técnicos de ahora en adelante.

5. Estan corrigiendo las torretas de naves y del Rover. El codigo actual no distingue entre asientos de naves y de torretas, y eso creaba algunos problemas.

6. Estan corrigiendo un bug en el que mueres "aleatoriamente" al visitar lunas o estaciones. La causa subyacente era que el oxigeno del habitaculo se escapaba entre los huecos del mismo al no estar conectados. Una vez conectados.. problema resuelto.

7. Han comprobado un total de 773 nuevas mejoras para la 3.0. (Sin detalles).

8. Han puesto a personal externo a la empresa (no sé si altruistamente o no) a probar la 3.0 para que de feedback y ayude a pulir errores.

9. Empiezan a explicar la stamina y sus origenes. Recordemos que antes, cuando salias al espacio sin casco, habia un "trigger" o condicion (no tener casco) que activaba tu muerte instantanea. Era cutre.. si, pero fueron los origenes de lo que se explicará más adelante.

10. El sistema de stamina engloba varias partes, una de ellas es el sistema de habitaculos (room system), en el que se define un volumen de espacio para cada habitáculo y se les da propiedades (parametros) como la presion y el oxigeno. Despues se establece un algoritmo que determine como se relacionarán los parametros de dichos habitáculos al entrar en contacto (al abrirse una puerta entre 2 habitaculos) conformándose así el sistema que permite que los gases viajen entre zonas con distinta presion.

11. El jugador consumirá oxigeno del habitáculo donde esté, y lo recomplazará por CO2. De forma que si se acaba el oxigeno pues.. tenemos un problema. Por eso habrá sistemas que renueven el oxigeno en los habitaculos así como mascarillas de emergencia por si acaso..

12. El esfuerzo fisico del jugador determina cuanto oxigeno consumirá en ese momento, su respiración, su punteria.. etc.  Tambien acelera la respiración del personaje las fuerzas G, quedarse sin oxigeno etc.

13.Habrá distinción entre cascos que usen el oxigeno de tu traje, y cascos sin ese sistema. Tambien entre activar el sistema de oxigeno de tus reservas del traje o simplemente filtrar el aire exterior. De forma que tienes que tenerlo en cuenta si el aire exterior tiene baja concentración de oxigeno o es venenoso..

14. Consumiras stamina según tus movimientos. Por ejemplo, subir escaleras cansa más que bajarlas. Todos tus movimientos consumen stamina en mayor o menor medida, lo que a su vez repercute en tu respiración y consumo de oxigeno. Tambien habrá modificadores del ritmo al que se regenera la stamina, como el peso del traje que lleves equipado, la pureza del aire etc.

15. Habrá Buffs y Debuffs que se aplicarán a las zonas del cuerpo por separado. Por ejemplo, si me dan en un brazo en el que tengo un buff de punteria y empiezo a sangrar, al brazo se le aplica un debuffs de 1 en sangrado y se quitará el buff de punteria.

16. En la 3.0, el daño en los brazons afectará a la habilidad de recarga y apuntado. Sin entrar en detalles..el daño en las piernas afectará a la navegación, reducirá la velocidad de movimiento y aumentará el esfuerzo requerido para saltar o sprintar. El daño en el torso reducirá tu reserva de stamina y su regeneracion etc.

17. Se pretende que el jugador sepa el estado de su personaje sin que requiera mirar el moviglass para verlo a ciencia cierta, asi que se estan centrando en que obtengamos esa información mediante el comportamiento del jugador, la respiración, indicadores en el visor, sonidos, etc.

18. Han creado hasta 13 posibles sonidos de respiración. Cada uno de ellos da un estilo de respiración, y a su vez, cada uno de estos 13 puede acelerarse o decelerarse según la stamina disponible. Ellos hablan de un sonido de respiración procedural, al implementar todos estos sonidos en un contexto dinámico.

19. La carga del interior de una nave que no esté "fijada" será susceptible de desplazarse en su interior ante las fuerzas G. Los cambios en la velocidad lineal y angular implican aceleración, lo cual se traduce en una fuerza G determinada.

20. Comentan que los diferentes estados del personaje, al interactuar entre ellos (Fuerzas G, respiración, sed, hambre, punterira etc) dan fallos que son una pesadilla para los programadores ya que todas las variables están "enmarañadas" en el codigo y es dificil saber que falla.

21. Dicen que todo lo mencionado anteriormente no será el estado final del juego sino que aumentarán las variables que afectan a los jugadores, como ser envenenados, o estar borrachos, o necesitar ir al baño.. tambien hablan de enfermedades, radiacion, daños por despresurizaciones... ante las cuales tendremos que ir a medicos especialistas que puedan tratar tales problemas.

22.  Comentan que en un futuro, en las naves de transporte de personas, podremos llevar razas alienigenas por ahí, y deberemos tener en cuenta la composición del aire de la nave para que estas criaturas respiren la misma composicion que el aire de su planeta natal. Quien sabe, quizá para algunas razas el oxigeno sea veneno..  pero aun queda mucho para eso.
3
Foro Público / Re:¿Alianzas de Space Cowboys?
« Último mensaje por Harckon en 10 de Septiembre de 2017, 11:36:41 »
Ok xD :like:
4
Foro Público / Re:¿Alianzas de Space Cowboys?
« Último mensaje por Havok Specter en 10 de Septiembre de 2017, 11:34:38 »
Sí tenemos un apartado para eso, pero es para miembros, ya cuando tengas plaza... XD

Saludos
5
Foro Público / ¿Alianzas de Space Cowboys?
« Último mensaje por Harckon en 10 de Septiembre de 2017, 11:32:29 »
¡Buenos días Spacers!

Como tengo entendido, toda organización dentro del SpaceCitizen podría tener acuerdos estratégicos para alcanzar objetivos deseados de forma común y lograr beneficios mutuos.
En Space Cowboys me pregunto si al día de hoy, hay algún tipo de fusión, cooperación o favoritismos hacia alguna organización, ya sea del país o extrangera. O en caso contrario, con cuales teneis enemistad o simplemente un feeling más pobre que otras.

No si si hay algun apartado sobre estos temas, yo no lo he encontrado. Pero sería interesante, aun que supongo que nos condicionaría un poco a la hora de interactuar con esas organizaciones. Aun y así, podría ser útil y chulo.

Un saludo! :#:
6
Lore / 09.08.2947 / RUMBO DE COLISIÓN: CAPÍTULO 1
« Último mensaje por Havok Specter en 09 de Septiembre de 2017, 13:20:32 »


El aparato reciclador de aire del techo se encendió de improviso y la rejilla que cubría el conducto de ventilación empezó a vibrar.

Otra vez.

¿Cuántas horas me va a mantener despierta esta vez? ¿Una? ¿Dos?

Con sus ojos todavía cerrados, Clara meditó si debería tratar de ignorarlo, o si sería preferible darse por vencida y levantarse. Casi en respuesta a sus pensamientos, un cosquilleo hormigueante empezó a subirle por el brazo. Eso zanjó el asunto. Mejor levantarse y hacer algo que quedarse tirada en el catre intentando ignorarlo.

Clara se levantó y comprobó su mobi. Eran las 4:00 am SET. Apagó la alarma que había programado con gran optimismo para las 7:00 am y repasó su lista de mensajes recibidos. No había recibido ninguna respuesta de las ofertas de trabajo para las que se había presentado.

Mierda.

Clara había albergado esperanzas de que los contactos de los que disponía Gunther hubieran podido ayudarla, pero parecía que tanto Crusader Security como Blackjack en ArCorp estaban bastante empeñadas en no poner a su alcance ningún trabajo. Pensaba que en Stanton no iba a tener tanta importancia la reputación en el gremio, pero parece que sí la tenía. O al menos la tenía en lo que se refería a aceptar su candidatura para un trabajo.

Clara entró en la bolsa de trabajo y fue pasando todas las ofertas que había estado mirando ayer. Su último trabajo había consistido en escoltar a un técnico de reparaciones de Aciedo hasta un repetidor de comunicaciones averiado en este mismo sector hacía unos cuantos días. Llevaba tanto tiempo con esta mala racha que le estaba dando vueltas a la idea de estropear personalmente un repetidor de comunicaciones para generar un segundo contrato de escolta, pero en el fondo de su corazón Clara sabía que si las cosas llegaban a ponerse tan desesperadas, probaría suerte en Hurston antes de ponerse al otro lado de la ley.

Levantándose de la cama, pasó su mano por encima del interruptor de la luz y se estremeció al ver lo que iluminaba la cruda luz del techo. La estancia EZ-Hab ya tenía un aspecto miserable cuando Clara se había instalado en ella hacía diez noches. Se enjuagó rápidamente la boca con medio trago de una Smoltz rancia y empezó a vestirse.

A Clara la consoló sentir el peso de su pistola cuando la enfundó en su pistolera de cadera. A pesar de que no fuera a poder dispararla dentro de Port Olisar, seguía gustándole saber que el arma estaba allí. Además, nunca se sabe cuándo puedes toparte con un posible cliente. Siempre sale a cuenta mantener las apariencias pensó Clara mientras se anudaba el pelo en un moño que luego tapó bajo una gorra azul del Gremio de Mercenarios.

¿No hay nada malo en llevar una gorra, ¿verdad? No es culpa mía si la gente saca conclusiones precipitadas.

Tras atarse los cordones de las botas, Clara metió todo lo que pudo de la basura que había sobre la mesa dentro de una bolsa Whammer manchada de grasa, y se dio la vuelta para encaminarse hacia el centro de la estación.

O por lo menos eso es lo que intentó hacer. Soltando un suspiro, Clara meneó la bolsa delante del sensor de movimiento de la puerta hasta que éste decidió finalmente prestarle atención. Cuando EX-Hab ofrecía una suite económica, lo era en todos los aspectos. Tras el siguiente trabajo, se prometió Clara a sí misma, buscaría un alojamiento mejor, o por lo menos pagaría los credis adicionales para disponer de servicio de limpieza.

Una vez depositada la basura dentro de una papelera, Clara fue avanzando por entre una muchedumbre dispersa de viajeros que estaban esperando su vuelo hacia el gigante gaseoso que orbitaban y se encaminó hacia las oficinas de Garrity Defense.

- - - - - - - - - -

─Te digo que conozco bien mi trabajo ─dijo Clara─. Venga, ponme a prueba.

─Mira, estoy seguro de ello ─replicó Diego, el encargado del tercer turno de Garrity Defense─. Pero ahora mismo no busco contratar a nadie.

─Ponme a prueba ─insistió Clara─ y luego decides. Eso es lo único que pido.

Entre las tarifas de atraque, el pago del seguro y lo que costaba mantener su nave cargada de armas y combustible y preparada para la acción, las reservas de dinero de Clara se estaban agotando rápidamente. Calculando los gastos, sólo le quedaban créditos para unos dos días antes de tener que elegir entre vivir en su nave, dejar de comer, o algo peor. Clara se figuró que si podía dedicarse a vender armas y armaduras durante un par de turnos, tal vez podría aguantar lo suficiente hasta poder agenciarse algún trabajo de verdad. Tampoco es que estuviera durmiendo mucho últimamente, así que, ¿por qué no?

Diego, mirando de soslayo el gorro de Clara, acabó encogiéndose de hombros y diciéndole:

─Está bien. ¿Quieres una prueba? ¿Ves a ese tipo? Es piloto de transbordador. Se pasa por Olisar una vez a la semana, y es probable que la mitad del tiempo que se pasa a bordo la dedique a mirar lo que vendemos, pero nunca compra nada. Si consigues que se gaste algunos credis podremos hablar acerca de conseguir que pases unos cuantos turnos trabajando aquí.

Clara evaluó la persona que le señalaban. La vestimenta que llevaba era de mayor calidad que la necesaria para ningún piloto de transbordador: enganches para armadura completa, propulsores EVA ligeros, y lo más importante de todo, tenía un aspecto inmaculado. Hasta las botas del hombre parecían impolutas. El detalle más revelador probablemente fuera el sencillo hecho de que estaba vistiendo todo eso dentro de la estación, cuando la mayoría de la gente solía estar ansiosa por ponerse ropa de calle tras un vuelo.

Clara se puso al lado del piloto y contempló el expositor de fusiles colgados en la pared. Dejó pasar unos cuantos segundos antes de decirle: ─¿Estás pensando en pillar el S71?

─No necesito ayuda, gracias ─fue la respuesta del hombre.

─Eso es genial porque yo no trabajo aquí.

─Oh, perdone. Había pensado...

─No, no pasa nada. No te preocupes por eso.

Clara dio un paso atrás y centró su atención en un estante inferior donde se exponían algunas miras.

─¿Estabas diciendo algo sobre el S71? ─preguntó el hombre señalando con un gesto el estilizado fusil de color negro.

─Iba a decirte que no lo pillaras.

─¿Y por qué?

─Porque llevar uno de esos trastos te convierte en un blanco. Si vas con eso, todo el mundo con el que te topes te verá como una amenaza seria. O sea, mira ese cacharro. Parece que grite: «Soy una amenaza» ─Clara puso su mejor mirada de veterana curtida y suavizó el tono de su voz─. Mi ex-colega Gunther solía llevar uno. Es cierto que le fue de mucha utilidad y, sí, ahora hay unos cuantos forajidos menos ahí fuera, ¿pero seguiría vivo si hubiera elegido llevar un arma más discreta? Puedes apostar tu culo a que sí.

El hombre se quedó mirándola boquiabierto mientras Clara finalizaba su discurso.

─Sé que no es asunto mío decirte qué tienes que hacer. Pero resulta que me prometí a mí misma que, si alguna vez veía a alguien pensando cometer el mismo error que Gunther, le advertiría al respecto ─el mobiGlas de Clara la alertó súbitamente de un mensaje entrante─. En fin, tengo que irme.

Y con eso, Clara se dio la vuelta y se encaminó hacia la puerta, asegurándose de guiñarle el ojo a Diego mientras pasaba ante él. Se detuvo en la primera esquina y consultó su mobi.

Le sorprendió un poco ver que el mensaje procedía de Eckhart Security. Clara había oído hablar de esta compañía durante el tiempo que pasó en el gremio, pero no se había enterado de gran cosa, aparte de que tenían fama de ser bastante liberales a la hora de interpretar las reglas.

Pero bueno, la reputación de Clara tampoco era lo que se dice buena ahora mismo.

Decidió responder al mensaje: ─¿Hola?

─Hola, ¿hablo con Clara Lin? ─preguntó una voz ronca perteneciente a un rostro igualmente hosco ─. Soy Miles Eckhart.

Una transmisión del mismísimo jefazo pensó Clara. Eso ya es algo

─Un amigo tuyo se ha puesto en contacto conmigo esta mañana y tenía algunas cosas interesantes que decir.

Ahora mismo podía decirse que Clara sólo tenía un verdadero amigo en todo el verso: ─¿Gunther?

─Ése era. Yo y él cruzamos nuestros caminos hace unos cuantos años y, resumiendo una larga historia, le debo un favor. Supongo que contigo se lo devolveré.

─¿Me va a dar un trabajo? ─preguntó Clara intentando que el tono de su voz no dejara entrever demasiada esperanza.

─No te precipites, todo lo que voy a concederte de momento es una entrevista.

─¿Qué es lo que necesita saber? ─preguntó Clara.

El cliente de Garrity Defense pasó caminando al lado de Clara, intentando evitar el contacto visual mientras apresuraba el paso y giraba la esquina.

─Nada por una conversación a distancia. Soy así de anticuado ─dijo Miles ─. Te indicaré el sitio ─un mensaje emergente le indicó a Clara que acababa de recibir las coordenadas─. Y una última cosa. Preséntate lista para trabajar.

El canal de comunicaciones se apagó a la vez que el encargado de Garrity Defense sacaba la cabeza de su tienda para luego venir corriendo.

─Ah, aquí estás ─dijo Diego─. ¿Qué es lo que le has dicho? Ha comprado un S71 y todos los accesorios que teníamos. El puesto de trabajo es tuyo.

─Gracias. Ya te haré saber mi respuesta ─contestó Clara, dejando tras ella a un Diego ligeramente confuso mientras se dirigía a recoger su equipo.

- - - - - - - - - -

Clara no había estado nunca antes en Levski, y al bajar de su nave, sospechó al instante que ésa había sido una buena decisión. Había oído hablar de la Alianza Popular, pero le sorprendió darse cuenta de cómo le ponía los pelos de punta estar rodeada de tanta parafernalia anti-UEE. Ella no había hecho ningún tipo de servicio militar ni llegado a considerar jamás seriamente el convertirse en ciudadana, pero ya había estado antes fuera de la UEE, y se tuviera que elegir entre los desbarajustes que habían ahí fuera y los desbarajustes que habían dentro de la UEE, el claro ganador sería el sitio donde puedes conseguir una hamburguesa y un medilápiz siempre que lo necesitaras.

La enorme estatua de un chaval muerto que había en el vestíbulo tampoco ayudaba precisamente a relajar el ambiente.

Procurando evitar a los agresivos vendedores del bazar, Clara se abrió camino hasta el Café Musain, el abrevadero local. Mientras bajaba por las escaleras, le sorprendió ver lo acogedor que parecía el bar. La cálida iluminación, las pinturas desgastadas en las paredes, el persistente olor a estim que flotaba en el aire, todo ello le recordaba a los lugares que ella...

Clara se obligó a interrumpir esa serie de pensamientos. Lo que ahora mismo le hacía falta era estar centrada.

Allí. Distinguió a Eckhart sentado ante una mesa bastante alta situada a un lado de la barra. La bebida que sostenía se agitó ligeramente dentro del vaso mientras él consultaba su mobi.

Clara se acercó a Eckhart y estaba a punto de presentarse cuando...

─Coge un asiento. Estaré contigo en un momento.

Clara se sentó en el taburete que había frente a Eckhart y esperó pacientemente. Se fijo en la chaqueta especialmente gruesa que llevaba puesta y se preguntó si lo era para ocultar armas o porque estaba blindada. Decidió que probablemente ambas cosas.

─¿Necesitas un trago? ─le preguntó Eckhart una vez hubo terminado con su mobi.

─Ya estoy bien ─contestó Clara.

─Bien ─dijo él antes de tomar un largo trago de su bebida─. Entonces vayamos directos al grano. ¿Con qué mano disparas?

Clara titubeó un instante antes de responder: ─Con la izquierda.

─Enséñamela.

Clara alzó su mano y la mantuvo en alto. Miles tomó otro trago mientras la miraba. El pulso de la mano de Clara se mantuvo firme.

─Ahora la otra.

Inhalando profundamente, Clara alzó su mano derecha. Su ligero temblor fue evidente de inmediato.

─Sin estar bien, tampoco es lo peor que he visto. ¿Estás limpia?

─Desde hace tres meses ─dijo Clara mientras bajaba el brazo.

─Bien ─Miles volvió a consultar su mobi y le envió a Clara un archivo─. Acabo de enviarte los detalles para la recuperación de una caja negra.

─Espera, ¿me has hecho hacer todo el camino hasta aquí sólo para mirarme las manos?

─Te sorprendería saber a cuántos candidatos puedo cribar con tan solo hacerles venir a verme ─dijo Miles─. Además, he descubierto que resulta mucho más difícil traicionar a una persona a la que has conocido personalmente ─Miles terminó su bebida─. Verás, un cliente mío ha perdido una nave de su propiedad y quiere mantener todo el asunto en privado. Necesito que recuperes los datos de vuelo antes de que la compañía de seguros pueda hacerlo. Dale un vistazo y dime si crees que puedes encargarte de ello.

Clara abrió el archivo del contrato y lo repasó a fondo. Parecía una tarea bastante sencilla. La nave se había perdido cerca del campo de asteroides que había alrededor de Yela, una de las lunas de Crusader. No parecía un encargo especialmente peligroso. Bueno, al menos no más peligroso que el resto de Crusader. La paga le pareció un poco baja, y se lo comentó.

─Tienes toda la razón. Es baja ─ dijo Miles─. Ésta es una tarea de prueba. Si la cumples bien, significará más trabajos y más créditos. Si la fastidias, al menos yo habré quedado en paz con Gunther. ¿Qué me dices?

Si todavía formara parte del gremio, Clara se habría levantado del taburete y marchado de ese sitio. Miles no había dicho ni hecho nada que a ella le pareciera sospechoso, pero una de las primeras cosas que había aprendido al empezar a trabajar como mercenaria había sido a confiar en su instinto. Y en ese preciso momento, su instinto le estaba diciendo que Miles no era exactamente el tipo de persona con la que ella quería hacer negocios. Su instinto le decía que debería limitarse a volver a Olisar y dedicarse a vender armas y armaduras a personas que lo más probable es que no las necesitaran.

A pesar de todo, Clara apretó el botón de «Aceptar» del contrato.

- - - - - - - - - -

Clara completó su cuarto y último barrido de sensores. Aparte de unas cuantas emisiones electromagnéticas residuales procedentes de las pocas baterías flotando entre los escombros que aún no se habían descargado del todo, todo estaba en calma entre los asteroides.

Resultaba un poco extraño hacer una misión en solitario. La cautela era un elemento crucial. En el pasado, Clara se había pasado cinco años volando con Gunther, y durante los dos últimos años con Jenn y Tal. Al ir en grupo siempre tenías a alguien vigilando tu espalda. Actuar en solitario era un asunto completamente distinto.

Clara hizo otro barrido de sensores por si acaso, y luego acercó un poco más su Buccaneer a la masa de escombros que había solido ser una Constellation. Era indudable que quienquiera que hubiera sido el responsable del estado actual de la nave había hecho un trabajo concienzudo. Haciendo girar su caza ligeramente sobre su eje, Clara apuntó su faro de iluminación hacia el retorcido y arruinado puente de la Constellation. Lo más probable es que la caja negra siguiera allí. Clara pensó si le convenía más apagar todos los sistemas o dejar su Buccaneer preparada para salir pitando en caso de que surgieran problemas. Al final, decidió limitarse a apagar los motores, dejando encendidos el resto de sistemas, diciéndose a sí misma que lo hacía por prudencia y no por lo espeluznante que resultaría salir ahí fuera con las luces de su nave completamente apagadas.

Comprobó dos veces el estado de sus niveles de oxígeno y los cierres de su traje, así como el de su pistola y su fusil, antes de tirar finalmente del pestillo de abertura de la carlinga. La superficie acristalada se elevó y, con un pequeño empujón contra su asiento, Clara empezó a flotar en el espacio. Modificó mentalmente su centro de gravedad para que la brillante esfera de Yela le pareciera debajo de ella, en vez de encima.

Siguiendo el haz de luz procedente de su Buc, Clara se impulsó hacia adelante con breves pulsaciones de sus propulsores, apartando cuidadosamente cualquier pequeño trozo de escombros con el que se topara mientras avanzaba. En el Gremio, a los nuevos miembros siempre les enseñaban que TMPT: Te Mueres Por Tonterías. E incluso así, una tercera parte de las muertes de mercenarios de las que te enterabas no habían sido obra de forajidos que los habían derribado, sino de pequeñeces como no vigilar adecuadamente los niveles de oxígeno u olvidarte de llevar un medilápiz adicional. El trabajo ya era de por sí bastante peligroso; no hacía falta volverlo todavía más.

Clara apagó sus propulsores de EVA y dejó que la inercia acumulada la llevara hasta el cristal de la cabina, con el que hizo contacto con un leve ruido sordo. La nave crujió y rechinó a medida que diversas partes de metal raspaban entre ellas hasta adoptar una nueva posición. Clara paseó el haz de su linterna por el interior de la nave y vio que la caja negra seguía ocupando el lugar donde se suponía que debía estar.

Ahora toca buscar una manera de entrar.

Clara no había servido nunca a bordo de una Connie, pero sí que había tenido una vez que combatir contra una. De haber sido ella el atacante, lo primero que habría apuntado serían los torretas, y por lo que ella recordaba, no eran precisamente famosas por quedarse pegadas al resto de la nave una vez las habías reventado.

Clara giró sobre sí misma para que su orientación coincidiera con la de la nave, y luego se encaramó a la parte superior del puente. Como ya se esperaba, un orificio de bordes dentados recorriendo el casco señalaba el punto donde había estado la torreta dorsal. Clara ascendió por el pozo vacío de la torreta hasta alcanzar la compuerta de emergencia que había sellado el puente ante la despresurización de la torreta. Estaba a punto de abrir manualmente la compuerta, cuando se fijo en una cosa.

Los propulsores de una nave aproximándose.

CONTINUARÁ...

Parte 2 aquí.



Traducción por Vendaval en Ciudadano Estelar.
https://robertsspaceindustries.com/comm-link/spectrum-dispatch/16058-Collision-Course-Part-1
7
Solicitudes de ingreso / Re:Solicitud de ingreso de Max3t3
« Último mensaje por Herkken en 06 de Septiembre de 2017, 09:35:07 »
Bienvenido Max3t3. Presentación un poco escueta. Cuéntanos algo sobre ti, otras experiencias en juegos parecidos, motivaciones para jugar a SC y para solicitar entrar en Space Cowboys, etc. Ánimo!
8
Solicitudes de ingreso / Re:Solicitud de ingreso de Max3t3
« Último mensaje por Havok Specter en 05 de Septiembre de 2017, 13:25:29 »
Hola Max, como te dice Forecast échale un vistazo a otras presentaciones en este subforo, al escribir la solicitud se pide al menos 5 líneas para saber algo más de tí, piensa en esta organización que nos interesamos en que la gente se integre, se conozca, seguro que puedes hacer una presentación mejor para ir conociéndote con los consejos que te ha dado el compi de arriba.

Otro dato importante es que las plazas están llenas como habrás visto y tienes una lista de personas por delante por lo que tu espera será larga hasta que puedas tener un hueco. Si te parece bien esperar entonces recuerda editar tu presentación y te colocaremos por la lista de espera  :;):
9
Solicitudes de ingreso / Re:Solicitud de ingreso de Max3t3
« Último mensaje por Blue Forecast en 04 de Septiembre de 2017, 23:48:44 »
Buenas Max3t3!

Cuéntanos algo más sobre ti! ¿De qué conoces el juego? ¿A qué más has jugado? ¿Cuáles son tus aficiones? Que aquí la gente es muy cotilla y nos gusta conocer a los demás.
Dicho esto, supongo que habrás visto que hay una lista de espera. Cuando alguien de RRHH se pase por aquí ya te contará el mejor, pero de mientras mi consejo es que retoques un poco la presentación!

Blue forecast.

Sent from my Nexus 5X using Tapatalk
10
Solicitudes de ingreso / Solicitud de ingreso de Max3t3
« Último mensaje por Max3t3 en 04 de Septiembre de 2017, 20:29:40 »
Estoy buscando un clan para salir hacer misiones e ir aprendiendo mas sobre el juego
Páginas: 1 2 3 ... 10