Autor Tema: Port Folio - Greycat Industrial  (Leído 66 veces)

26 de Enero de 2019, 10:13:07
Leído 66 veces

Saidar

  • Información
  • Space Cowboy
  • Secretario
  • Mensajes: 554
  • Explora ahí fuera...para encontrarlo dentro.


Greycat Industrial

En casi cualquier centro industrial del universo se puede encontrar algo hecho por Greycat. Ya sea una Multi-Herramienta Pyro cortando a través del metal o un traje pesado protegiendo a un minero de la caída de escombros, la extensa variedad de equipamientos industriales y armadura de esta compañía la hace una de las marcas más respetadas en el verso. Greycat ha sido un referente en la UEE durante siglos, gracias a sus diseños sencillos pero efectivos, sus exigentes estándares de producción, y una línea de productos variada. Al igual que RSI, Shubin y Tarsus, la larga historia de la compañía la hace una piedra angular de la UEE moderna. Si bien Greycat fue exitosa desde un principio, se convirtió en un nombre familiar a partir del lanzamiento del Personal Transport Vehicle (PTV), siglos después. Actualmente, es difícil imaginar el Imperio sin los PTVs de Greycat zumbando a través de los hangares, o sin sus gigantescos robots de minería extrayendo mineral de los asteroides. La mayoría de los analistas atribuyen el crecimiento de Greycat a la perspicacia de los fundadores de la empresa – la familia Broussard. No obstante, un número creciente de historiadores creen que gran parte del éxito de la compañía puede atribuirse a Ruben Pardue, el hasta hace poco olvidado ingeniero que diseñó y desarrolló algunos de los productos más importantes de Greycat. Por sí solos, ni Pardue ni los Broussards habrían podido hacer Greycat lo que es hoy, pero su visión y ambición combinadas crearon una compañía que ha llegado a ser una parte esencial del Imperio.


La arrogancia de la juventud

Ruben Pardue se distinguió por primera vez mientras asistía a la Universidad de Rhetor. Tras publicar su disertación de grado sobre aplicaciones futuras de la tecnología de geohacking, atrajo la atención de Titania Terraforming. La compañía cortejó al joven ingeniero para que ayudase en sus esfuerzos de terraformar Urial – un proyecto experimental para elevar la temperatura del núcleo del planeta para compensar la falta de calor proveniente de la estrella de neutrones del sistema Oberon. Pardue no se amedrentó ante la inmensa tarea. Antes al contrario, no dejó pasar la oportunidad de intentar “arreglar un planeta”.


Pardue se hizo un nombre con rapidez, tanto por su capacidad para resolver problemas como por su lengua afilada: a muchos de sus compañeros les desagradaba su arrogancia sin límites, pero ninguno cuestionó su competencia ni su dedicación al proyecto. Tras un ascenso meteórico, se le encargó liderar la construcción de una red de túneles en el subsuelo del planeta para albergar un dispositivo térmico experimental. Pardue pasó meses en los túneles, controlando hasta el más mínimo detalle del proyecto. En su tiempo libre, esbozaba ideas para nuevas herramientas que podrían ser útiles para su trabajo. Entre ellas se encontraban los primeros diseños de lo que luego sería la Multi Herramienta Pyro. Estos bocetos, sin embargo, no se convirtieron en realidad hasta muchos años después, debido a una tragedia que cambió la vida y la carrera de Pardue.


El 23 de Mayo de 2381, una sección del nodo de operaciones subterráneas se derrumbó, matando a 37 personas e hiriendo a docenas más. El equipo de rescate apenas llegó a tiempo para salvar la vida de Pardue, que había quedado atrapado en un túnel adyacente. Desgraciadamente, su brazo izquierdo – era zurdo – tuvo que ser amputado por encima del codo. Con Titania obligada a cubrir los costes médicos, Pardue podía haber tenido la mejor prótesis disponible en aquel momento, pero se negó. Una elección que su biógrafo, Jing Fermi, cree debida a una penitencia autoimpuesta por su fallo al no prevenir la catástrofe. Tras el accidente, Pardue dejó la compañía sin hacer ruido. Titania investigó el incidente, pero nunca hizo público el informe. La tragedia fue un contratiempo más en el plan para terraformar Uriel. La compañía se disolvió años después tras admitir que su intento de manipular la temperatura del núcleo había sido un fracaso absoluto.


Al oir que Pardue había dejado Titania, Pippa Brousard, su antigua compañera de universidad, contactó con él para ofrecerle trabajo. Su familia poseía una pequeña aunque respetada empresa de manufactura de bienes industriales, y Pippa estaba ansiosa por dejar su sello trayendo nuevas ideas. Aunque nunca se le declaró oficialmente responsable, la mala reputación de Pardue no le dejaba otra opción, así que aceptó el bajo salario que le ofrecía Broussard. Tan solo tres meses después del accidente, Pardue empezó su carrera en Greycat.

Ambición expansionista

En 2337, Odis Broussard fundó Greycat Industrial, con el objetivo de producir y suministrar equipamiento de seguridad a los mineros que buscaban fortuna entre las estrellas. El nombre de la compañía era un guiño al apodo familiar de Odis, que ya en la veintena peinaba canas. Para mediados del siglo 24, Greycat fabricaba una serie de productos económicos y bien considerados desde su sede en Marte. La empresa funcionaba, pero su cuota de mercado era mínima.


Cuando la hija de Odis, Pippa, tomó el control de la compañía en 2380, su ascenso coincidió con la creación de las Naciones Unidas de la Tierra (UNE) y la finalización de los proyectos de terraformación en el sistema Croshaw. Inspirada por el espíritu expansionista, el primer acto de Pippa como CEO de Greycat fue abrir una segunda planta de manufactura en Angeli. Lejos de la vigilancia de su padre, que todavía controlaba el comité de dirección, Pippa contrató a Pardue para expandir la línea de productos de Greycat.


El primer diseño de Pardue fue una línea de armaduras industriales. Con sus nuevas características de seguridad y un blindaje de aleación avanzado que hubiera sido crítico para salvar a los trabajadores en el desastre de Uriel, la armadura industrial ‘Aril’ se convirtió en un gran éxito. Su diseño limpio y funcional marcó la pauta para el resto de productos de la compañía de ahí en adelante. Actualmente, la armadura Aril sigue siendo uno de los productos más vendidos de Greycat, sin apenas modificaciones respecto al concepto clásico de Pardue.


Animada por este éxito, Pippa le pidió a Pardue que dirigiese el departamento de ingeniería de Greycat, pero él se negó educadamente. Pardue rechazó cualquier ascenso durante el resto de su carrera, evitando todas las posiciones de gestión para, simplemente, centrarse en construir. De esta forma también se aseguraba de que cada uno de sus diseños era cuidadosamente examinado e implementado por otros. A pesar de que su estilo y visión son ahora sinónimos de Greycat, su preferencia por la mesa de diseño en vez de por los despachos hizo que su influencia fuese casi desconocida hasta la publicación de la biografía de Jing Fermi, “Diseño Oculto”, a principios del siglo 30. El libro se convirtió en un bestseller al contraponer la increíblemente fértil e ignorada carrera profesional de Pardue su vida personal, caótica y marcada por la obsesión con la tragedia de Uriel hasta su muerte en 2458.

Reflejos rápidos

Mientras tanto, Pippa descubría que expandir la influencia y producción de Greycat no estaba exento de problemas. La popularidad de la Multi-Herramienta Pyro tras su lanzamiento fue demasiado para la cadena de suministros de la compañía, y los clientes tuvieron que esperar meses para recibir sus pedidos. Esto dio tiempo a sus competidores a diseñar y vender copias baratas. Las constantes batallas con copias y falsificadores consumiría una parte significativa de los recursos de la compañía durante siglos.


Cuando los beneficios de la empresa dejaron de crecer a principios del siglo 27, la CEO Liana Broussard implementó un controvertido plan para rediseñar su cadena de producción. El objetivo final era tener una fábrica en cada sistema de la UEE. Como construir y gestionar todas esas nuevas plantas sería costoso y llevaría tiempo, Liana externalizó gran parte del trabajo a fabricantes regionales. Esto resultó ser un costoso error de calculo. Muchas de las subcontratas o bien no pudieron alcanzar los estrictos estándares de producción fijaros por Greycat, o bien decidieron ignorarlos. Todavía peor, algunos de ellos filtraron (o directamente vendieron) los diseños a falsificadores. Pronto, las falsificaciones tenían exactamente los mismos colores y especificaciones que el producto real. Muchos de ellos llevaban la marca de Industrias Greycat – no Greycat Industrial: una diferencia que se le escapaba a muchos compradores casuales.


Las consecuencias de este error dañaron la cuenta de resultados de Greycat, y condujeron a una lucha de poder dentro de la familia Broussard por el control de la compañía. Cuando las aguas se calmaron, Liana se había convertido en la única CEO de Greycat en ser expulsada. Su hermano Marcel se convirtió en el CEO, y se embarcó en un plan propio, pero igualmente ambicioso.

Cuanto mayor, mejor[editar]
Como CEO, Marcel Broussard impulsó un doble plan para mantener la solvencia de Greycat. La compañía inició una agresiva campaña de lobbying en la UEE para que tomase medidas drásticas contra los falsificadores. Aunque consiguieron la aprobación de una ley que endureció las penas, la capacidad de intervención del gobierno tenía sus límites. Más tarde se encontraron documentos que demostraban que Marcel también contrató fuerzas de seguridad para que encontrasen a los falsificadores y les convenciesen “por todos los medios necesarios” para que cerrasen sus operaciones.


No obstante la apuesta más arriesgada de Marcel fue la expansión de la línea de productos de Greycat. Hasta principios del siglo 27, la compañía fabricaba principalmente herramientas de mano, dispositivos de seguridad y armaduras industriales – productos que podían ser copiados con facilidad. Para proteger las ventas de la compañía, Marcel defendía que Greycat tenía que fabricar productos de alto valor que fuesen difíciles de falsificar. Muchos se mostraron escépticos y preocupados por los altos costes iniciales de la operación, pero, impávido, Marcel siguió adelante.


Marcel sabía que el éxito de la compañía dependía de los productos, así que buceó en los archivos de la empresa y descubrió viejos diseños de Pardue que habían sido explorados, pero no implementados. Entre los diseños que Marcel puso en producción se hallaban el PTV (buggy), el gigantesco robot minero Cydnus, y su serie de láseres de minería y rayos tractores. Si bien los productos de gran tamaño tardaron en reportar beneficios, el buggy fue más popular de lo esperado. Pardue había diseñado el vehículo para moverse a través de túneles estrechos, pero los empleados de Greycat descubrieron que los primeros prototipos eran excelentes para moverse por los enormes talleres de la empresa. Tras unos cambios menores, como la retirada del techo protector, el vehículo se redirigió a un propósito más general, permitiendo que el PTV fuese publicitado a una mayor audiencia. Desde entonces se ha convertido en una imagen común a lo largo de la UEE.


El controvertido pero inspirado liderazgo de Marcel consiguió por fin convertir a Greycat en un referente en la UEE, y aseguró que la compañía se mantuviese fuerte durante siglos. Como le dijo a la Gaceta de Terra “Greycat necesitaba reinventarse para seguir siendo relevante”. El haberlo conseguido sin perder su propia identidad o alienar a sus compradores más antiguos fue un logro impresionante. Greycat pudo conseguirlo porque combinó el enfoque de los Broussards – dedicación, calidad, y la osadía de probar ideas nuevas – con los diseños poderosos pero distintivos de Ruben Pardue. Para llegar a lo más alto, Greycat siempre huyó del camino fácil. De esta forma, acabó encontrando el camino correcto.



Traducción realizada por el cowboy Karl Kantz
« Última modificación: 26 de Enero de 2019, 10:19:06 por Saidar »
 
Los siguientes usuaríos te invitarían a una cerveza por este mensaje: GranSequoia


No hay mensajes en este hilo. ¿Quieres ser el primero en responder?